miércoles, 14 de marzo de 2012

A todas esa mujeres que trabajan desde el silencio y a quienes las saben valorar

QUISE ENVIARLO PARA EL DÍA DE LA MUJER... SE ME TRASPAPELÓ... LEÉLO AMIGA, VALE LA PENA.


"He sido muy afortunado en esta vida. Nada para mí ha sido fácil."- COUSTEAU

UNA HISTORIA POCO CONOCIDA
Jacques Yves Cousteau pasó toda su vida en el mar, no contento con inventar los equipos de buceo actuales recorrió el mundo, a bordo del Calypso para enseñarle a la humanidad la grandiosidad de los océanos.
Muchos hombres y mujeres crecimos entre sus imágenes, muchos fuimos contagiados por su "fiebre de mar", jugábamos de chicos a ser buzos del Calypso,conocíamos todas sus historias, vivimos todas sus inmersiones.
Pero la mayoría de la gente jamás conoció la historia del día en que el Calypso se perdió, de aquel día que pudo ser el último día de una historia que aún no había comenzado.
Terminaba la década de los 40, no era una época fácil en Europa. La segunda guerra mundial había dejado a Francia en ruinas. Jacques Cousteau, un joven oficial de la marina decide dar un vuelco a su vida, con la ayuda de sus amigos y un esponsor secreto, compra un viejo dragaminas fuera de servicio y lo bautiza con el nombre de "Calypso", renuncia a la marina y convence a un grupo de buzos para acompañarlo en la gran aventura: recorrer los mares del mundo filmando los fondos oceánicos.
Todos sus ahorros se gastaron en equipamientos, vendió su casa para costear el viaje, todo su pasado y su futuro estaban puestos en ese viejo barco.
Partieron rumbo al Mar Rojo donde planeaban filmar su primera película. Al llegar anclaron el barco cerca de la costa de Egipto y todos los hombres fueron al agua; en el barco sólo quedó la esposa de Cousteau, Simone.
Mientras que los buzos estaban bajo el agua, el cielo se cubrió de nubes, la superficie del mar se encrespó, comenzó a soplar un fuerte viento. Los buzos no pudieron volver al barco, nadaron hacia la costa. Una vez ahí contemplaron al Calypso que se sacudía con cada golpe de ola, tironeando el cabo del ancla que se rompería inevitablemente.
Cousteau temía por su esposa, una mujer delgada que no tenía idea de barcos ni de navegación. Los buzos, presos de impotencia, esperaban la rotura del cabo del ancla para ver como todas sus ilusiones se hundían con el viejo buque.
El cabo se rompió en un estallido seco, e inmediatamente se escuchó el motor del barco que se ponía en marcha, viraba a babor y se internaba en el mar de frente a la tormenta. Al timón estaba Simone Cousteau, y no parecía estar dispuesta a dejar hundir al Calypso. Como no sabía nada de náutica, decidió ir mar adentro, donde no podría chocar con nada.
Viajaba hacia la tormenta. Ocho horas duró la lucha entre el viejo dragaminas y el mar, ocho horas donde una mujer sola, que nunca antes había estado en un barco, sacaba fuerzas de la nada para evitar que los sueños de su marido se hundieran ese día. Cuando la tormenta terminó, llevó el barco hacia la costa que se veía a la distancia, pero como no lo sabía atracar y ya no tenía ancla, simplemente lo dejó flotar a la deriva con el motor apagado, esperando que los buzos, que miraban la maniobra desde tierra, se pudieran acercar a nado. Al llegar encontraron a una Simone sonriente que, ante la sorpresa de todos, los recibió con café caliente.
Pasaron muchos años, y el viejo dragaminas se convirtió en uno de los buques oceanográficos más famosos del mundo, navegó por todos los mares y visitó todos los puertos. Cousteau adquirió fama internacional. En 1980, en un reportaje, un periodista le preguntó si era difícil comandar el Calypso, Cousteau contestó: "No, si está Simone a bordo, ella es la cocinera, la madre de treinta marineros, la que aconseja, la que pone fin a las peleas, la que nos manda a afeitar, la que nos reta, la que nos acaricia, la peluquera de a bordo, nuestra mejor crítica, nuestra primera admiradora, la que salva al barco de las tormentas. Ella es la sonrisa cada mañana y el saludo antes de irnos a dormir. El Calypso podría haber vivido sin mí... pero no sin Simone" Una mujer que vivió entre cámaras y nunca se dejó fotografiar, no figuró en ninguna de las enciclopedias del Calypso, se negó a ser vista en las películas, y la mayoría de la gente nunca vio su cara.
Nuestro homenaje a Simone Cousteau... y a todas esas mujeres que trabajan desde el silencio y a quienes las saben valorar...

12 comentarios:

  1. Hola, hoy es el primer día que entro en tu blog, ya sabes de casualidad, vas de blog en blog, y al final llegas a alguno que te llena, está historia es preciosa, sabia mucho sobre Cousteau, vaya como creo todo el mundo, pero esto que se queda entre bambolinas, no lo sabia, increíble y preciosa, tu blog, también!!!.
    Yo también he creado mi blog, está aún en pañales pero poco a poco iré incluyendo cositas, si te quieres pasar esta a tu disposición, sigue así creando y deleitándonos a todas con tus historias.

    ResponderEliminar
  2. Linda historia y Simone una increible mujer.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Gracias Teresita!!
    No conocía la historia y me ha fascinado. Tienes razón, cómo ella, hay muchas mujeres en la sombra que son auténticas heroínas. Bonito homenaje para recordarlas.
    Feliz semana.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Mi querida amiga excelente relato, gracias por compartirlo con todas nosotras. Valió la pena esperar por el post. Te deseo un excelente fin de semana.
    Un abrazo
    De Tu amiga

    (¯`v´¯)
    `•.¸.•´
    ¸.•´¸.•´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´ (¸.•´ .•´¸¸.•´¯`•-> ♥Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ SOYPKS Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ♥

    ResponderEliminar


  5. Te deseo un intenso y placido fin de semana acunado por la armonía del descanso.

    Me he paseado por el jardín del olvido y he reunido las flores más bellas que se han abierto a la luz de la esperanza para ti...

    Un abrazo de azucenas
    Un beso de azaleas
    Esporas de amistad
    Aromas de sentimientos

    Cuidalas con esmero

    María del Carmen



    ResponderEliminar
  6. Muy buen reportaje,yo tampoco conocía esta historia.Un beso

    ResponderEliminar
  7. Buenas noches amiga, Te espero en mi blogger tengo algo que quiero compartir contigo.
    ______________●
    __________●
    ______●
    __●
    ☻/
    /▌
    / |(¯`v´¯)
    `•.¸.•´
    ¸.•´¸.•´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´ (¸.•´ .•´¸¸.•´¯`•-> TU AMIGA SOYPKS

    ResponderEliminar
  8. gracias por tan linda historia, me puso chinita la piel. yo siempre fui admiradora de cousteau

    ResponderEliminar


  9. Los rododendros ya han florecido
    coloreando de naciente primavera mi balcón
    y mi corazón sé vestirá de hojas de alegría.

    La alegría que este amanecer te envío
    sobre el dorado crepúsculo de la poesía
    para ser amonestado el silencio del vacío...

    Mis retinas se detendrán
    en la estación con más acuarelas
    que han podido brotar
    de la ágil paleta del pintor...

    Un beso con sabor a inaugurada primavera

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  10. Bonito relato!!!!
    Pasaba a saludarte y a conocer tu blog, que está lleno de preciosidades!
    Gracias por tu visita.
    Te mando un beso soleado desde Suiza ;-)))

    ResponderEliminar
  11. qué hermosa historia, Gracias Teresita! un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Wow realmente una hermosa historia y pensar que existen muchas mujeres asi que desde el anonimato han formado parte importante y escencial de las grandes azañas del mundo...gracias por compartirla! Saludos y feliz noche!

    ResponderEliminar

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Seguidores

Cuadritos vintage

Cuadritos vintage
#Editado Avatar #hasta aca